La violencia contra la mujer: un arma más

Publicado: 19 marzo, 2009 en Artículos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los civiles son, desde hace tiempo, blanco habitual en los conflictos armados. En las diarias violaciones de los derechos humanos que se comenten en muchos rincones del planeta las mujeres, en demasiadas ocasiones, se llevan la peor parte. Su vulnerabilidad se agrava en zonas de conflicto, donde miembros del ejército, milicias, rebeldes, bandas de delincuentes e incluso miembros de la policía y de las fuerzas armadas han tomado la violencia sexual como un arma más de guerra.

Por poner solo algunos ejemplos recientes, en Kivu del Sur- República Democrática del Congo (RDC)- se denunciaron más de 27.000 violaciones en 2006, y se estima que en el país cientos de miles de mujeres y niñas han sido víctimas de la violencia sexual. Durante el genocidio de Ruanda (1994) fueron violadas entre 250.000 y 500.000 mujeres; mientras que en Bosnia se estiman entre 20.000 y 50.000 durante el conflicto de principios de la pasada década y en Uganda el 70% de las mujeres del distrito de Luwero-al norte del país- declararon haber sido violadas por soldados, muchas de ellas de manera repetida por grupos de hasta 10 soldados1.

La violencia sexual es utilizada para recompensar o remunerar a los soldados, para ejercer presión o humillar a los hombres de algunas comunidades, para forzar desplazamientos, e incluso para propagar deliberadamente el virus del VIH-Sida. Las violaciones sistemáticas en estos contextos disparan la propagación del virus, como es el caso de la RDC, donde se calcula- según datos del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM)- que 1,1 millones de habitantes viven con VIH, en un contexto de rápido avance debido a que el país carece prácticamente de un sistema de atención a la salud.
Este tipo de agresión contra las mujeres es, probablemente, junto a la tortura, la táctica de guerra más destructiva y que más implicaciones psicológicas conlleva para una persona. Una invasión de estas dimensiones contra la integridad e intimidad de la mujer es una herida que tiene difícil cura. Las lesiones genitales o fístulas traumáticas- entre otras de carácter físico- se convierten en muchos casos en lesiones permanentes debido a la falta de recursos médicos de los países en los que se producen esos hechos.

La celebración del Día Internacional de la Mujer -8 de marzo- hace que se multipliquen las noticias, reflexiones y debates acerca de la situación de violencia en la que muchas de ellas se ven obligadas a vivir. Si esto ya es suficientemente grave -es un problema que afecta tanto a países y sectores sociales de alto nivel de desarrollo como a los menos favorecidos- sus consecuencias son aún más peligrosas en contextos de guerra y violencia organizada. En estos casos, la violencia contra las mujeres responde a una práctica deliberada, como parte sustancial de un sistema de castigo al enemigo, que desemboca en la comisión de delitos que, desgraciadamente, suelen quedar sin castigo para quienes los deciden y perpetran.

A pesar de que el Estatuto de Roma establecido por la Corte Penal Internacional reconoce las violaciones sexuales en situaciones de conflicto como crímenes de guerra y contra la humanidad, tradicionalmente -tal como señalaban Leire Pajín e Inés Alberdi con motivo del 60 aniversario del establecimiento de las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas (mayo de 2008)- se han entendido, y tratado, como un problema de carácter humanitario y no como uno de seguridad que requiera una respuesta internacional. Esto hace que, frente a la necesidad de una respuesta internacional, oficial, militar y de Estado; habitualmente se haya abordado con programas humanitarios basados en tratamientos médicos y psicológicos que, aunque necesarios, son insuficientes.

“Mujeres y hombres unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas” es el lema que este año propone Naciones Unidas para la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. El enfoque elegido por Naciones Unidas para este día va en consonancia con la campaña puesta en marcha por el Secretario General de la organización, Ban Ki-moon, el pasado 25 de febrero de 2008, “Unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres 2008-2015”. El objetivo de la campaña, que se extiende hasta 2015 -horizonte fijado para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio- es movilizar a la opinión pública para garantizar que los encargados de formular políticas al más alto nivel trabajen para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres. Doce de las agencias y departamentos de la ONU centran sus esfuerzos, en el marco de esta campaña, en hacer una llamada de atención efectiva sobre el problema de la violencia sexual en situaciones de conflicto y sobre la necesidad de mejorar la calidad de los programas para acabar con la violencia sexual, mejorar la coordinación de esfuerzos para ofrecer servicios de prevención integrales, reforzar las responsabilidades y responder a las necesidades de las supervivientes.

La educación de la sociedad y de las fuerzas militares y policiales en el respeto a las mujeres es esencial, aunque más necesario es que estos esfuerzos e iniciativas no queden en una simple declaración de intenciones, sino que den lugar a una serie de mecanismos reales y efectivos que respondan ante la especial vulnerabilidad de las mujeres en conflictos armados, que garanticen que los agresores sean procesados y juzgados por sus actos y que ofrezcan a las mujeres víctimas de estos abusos los medios suficientes para su protección en las situaciones de conflicto y postconficto.

En definitiva, necesitamos que todos los días sean el Día Internacional de la Mujer, para conseguir llegar a una solución integral que permita realmente avanzar en la erradicación de esta lacra.

Nota:
1.- Asamblea General de Naciones Unidas: Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer. 6 de julio de 2006.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s