Nicaragua en el olvido

Publicado: 5 noviembre, 2010 en Artículos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cada año “pelea” los primeros puestos de la lista de países más pobres de América Latina, pero eso pocas veces interesa. Dejando a un lado apariciones esporádicas con razón de elecciones nacionales, algún huracán o de soslayo cuando nombran a Daniel Ortega como miembro  de la América Latina más de izquierdas –normalmente en noticias sobre Venezuela y su Chávez-, pocas veces oímos hablar de este país, tan rico y tan empobrecido.

Hoy es, según los datos de la FAO, el segundo país más pobre de América Latina y el Caribe después de Haití, y dos de cada tres personas en el campo viven con menos de un dólar diario.

Estos últimos meses, noticia no ha faltado en Nicaragua, lo que falta es interés en este lado del mapa.

Las constantes lluvias han dejado a la mayoría de los campesinos con su cosecha echada a perder. Pueblos incomunicados por las lluvias, centenares –seguramente miles- de familias que han visto destruirse –o casi hacerlo- sus casas por las inundaciones, y que han tenido que ser evacuados de sus comunidades. 

Para acompañar a las lluvias, o tal vez como consecuencia de ellas, estos meses recientes los y las nicaragüenses han tenido que hacer frente a una epidemia de leptospirosis –enfermedad trasmitida por el contacto con alimentos contaminados por la orina de las ratas- que ha dejado hasta hoy 16 muertos y 504 enfermos en 16 de las 17 provincias del país.

Por otro lado, la subida del algodón parece ahora que puede sumir a la industria maquilera en una profunda crisis en 2011. Por si no fuera suficiente contar con una industria de este estilo –establecidas en zonas francas, libres de impuestos; y también bastante libres de derechos laborales- ni siquiera va a dejar los pocos beneficios que hacía que resistiera aún en Nicaragua –estas industrias suelen permanecer sólo unos años en un mismo país, hasta que su actividad debe adecuarse a las leyes y derechos laborales y deja de ser tan rentable-.

Dejando a un lado estos acontecimientos más “recientes” o “novedosos” –criterios que desafortunadamente se imponen en el periodismo y suelen dejar la vocación de hacer pública la injusticia -que se alimenta de su propia invisibilidad- aplastada por el criterio comercial, por las ventas que determinan si tu desgracia “vende” o no, y si por tanto es o no hecha pública-. Nicaragua es por otros muchos aspectos, un país del que podríamos hablar sin fin, buscando el cambio mediante esta denuncia de la injusticia; el problema quizá es que no solemos querer escuchar.

El pasado y el presente de este país, fuera de hechos puntuales –aunque desgraciadamente no excepcionales- como lluvias o epidemias, es para taparse también los ojos a veces…

Por si fuera poco que su ex presidente Arnoldo Alemán se embolsara en su momento gran parte de las ayudas internacionales para mitigar los destrozos provocados por el Huracán Mitch, entre otras peripecias, –el mandatario fue condenado en 2003 por delitos de lavado de dinero, fraude, malversación, asociación e instigación para delinquir y delito electoral- parece que algunos valencianos han aprendido de éste, y han decidido invertir en su flamante sede “sin ánimo de lucro” casi la totalidad del más de un millón de eurosotorgados por la Generalitat para proyectos de agua y saneamiento en Nicaragua1. Claro, que si acaso tienen la misma suerte que el ex mandatario, y consiguen, como aquél, que su condena acabe siendo seis años de circulación restringida a la capital del país –hoy Alemán ya está en libertad- habrá valido la pena, pensarán los ladrones valencianos.

Los de fuera roban lo que les corresponde a los nicas, y la miseria ataca y destroza el país: cerca de la mitad de los nicaragüenses viven bajo el umbral de la pobreza.

Si la pobreza asusta y duele, la miseria dentro de ella, el último grado dentro del escalafón… aterra y parte: en La Chureca, el basurero de la capital Managua, malsobreviven en 42 hectáreas miles de personas en unas condiciones completamente indescriptibles, impensables para un ser humano, que te abofetean la cara y te enseñan que realmente, hoy por hoy, hay quien por lo visto no merece dignidad en su vida.

La expresión más clara de lo que puede llegar a hacer la miseria, que la basura con la que convives valga más que tu casa y lo que hay en ella –y en lo que refiere a acción institucional, también más que tú-. 1200 personas viviendo en acantilados de basura. Ni siquiera viven como animales, no viven mal, no viven en desigualdad…. Sencillamente eso no se puede llamar vida.

Mientras, y a pesar de los programas de lucha contra la pobreza –ideales o turbios según con quien hablemos, pero programas sociales al fin y al cabo- parece que sus políticos y gobernantes estuvieran siempre en otra: en hacer de su país el más corrupto de Centroamérica, como le ha calificado eta semana el informe de Transparencia Internacional.

AP Photo 

El dato pudiera no ser significativo, ya que son pocos los competidores de la región centroamericana, pero “el manoseo de los poderes del Estado, las arbitrariedades cometidas contra las leyes y la Constitución y la falta de transparencia en el uso de los fondos públicos”, han dejado al país en puesto 127 de un total de 178 naciones estudiadas –donde el 178 es el más corrupto, claro-. 2,7 de 10 posibles puntos para un país en que, según el informe,  “se registran “signos de retroceso” en la lucha contra la corrupción, los que se evidencian “en los constantes abusos en la función pública y manejo poco transparente de recursos públicos”.

Para quienes pensamos que mal que bien, algo más hace siempre por los desfavorecidos un gobierno más situado a la izquierda o con una historia como la del FSLN, el “decretazo” que en enero de este año supuso la prórroga de los mandatos de 22 funcionarios cuyos periodos habían vencido o estaban por vencer, entre los que figuran magistrados del Consejo Supremo Electoral y de la Corte Suprema de Justicia –y sobre el que el informe hace especial hincapié-, hace que una deba ser más cauta cuando defiende a un gobierno por predicar unos determinados valores, y que dude de la puesta en práctica de los mismos.

A veces, cuesta criticar a alguien con una trayectoria como Ortega, con un pasado sandinista como el suyo…
Desgraciadamente su pasado y su presente tiene también mucho que criticar. El pacto que sacó a Alemán de su “cárcel” -¿entran ganas de reír o de llorar cuando la cárcel de alguien es toda una ciudad?-, la penalización del aborto terapéutico en el país -que ha provocado directamente la muerte de cientos de mujeres en el país por causas evitables relacionadas con el embarazo-, el excesivo poder de su Chayo (Rosario Murillo, mujer del presidente)…

Menos mal que Nicaragua es luchadora, que el espíritu de trabajar por un pueblo sabio y libre sigue presente, aunque pareciera escondido, en cada casa, en cada comunidad, en cada organización de base… en cada palmo de mi Nicaragua, como nos decía la canción de Carlos Mejía Godoy. Quedémonos con ello, y sigamos usando todos los medios a nuestro alcance para llamar la atención sobre quien está obligado a combatir mucho más que quienes salimos beneficiados de serie.

Notas:
1. La Consejería de Solidaridad y Ciudadanía, que dirige el también portavoz parlamentario del PP, Rafael Blasco, aprobó el 22 de agosto de 2008 dos subvenciones idénticas, por 833.409 euros cada una, para sendos proyectos de cooperación de la Fundación Cultural y de Estudios Sociales (Fundación Cyes) en Nicaragua. Pocos días después, el 11 de septiembre, el dinero estaba ingresado en las cuentas de la fundación. No había pasado un mes cuando, el 6 de octubre, salían de las cuentas los fondos para pagar dos pisos con garaje en Valencia, cuya adquisición la entidad había incluido en el proyecto. Una semana más tarde, ya se había pagado también a la empresa Arcmed, que forma parte de una trama para captar fondos de cooperación de la Generalitat, un carísimo asesoramiento. Así lo revelan los movimientos bancarios de las cuentas de la Fundación Cyes.
Publicado en el diario El País, el 16 de octubre de 2010:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s